EXPERIENCIAS VIVIDAS EN NUESTRAS CASAS RURALES
R√ćO TI√ČTAR, MA√ĎANA DE INVIERNO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
Jueves, 31 de Enero de 2013 22:23


amanecer en el pozo del rey




La ma√Īana, de mediados de enero, se mostro  sorprendente, fue toda una experiencia, una conexi√≥n con la naturaleza.

Comenz√≥ la alborada, limpia y clara, de fondo anaranjado impoluto, con una estrella dorada,  brillando impetuosamente  en el horizonte, situada a un palmo por encima de las luces del Castillo de Oropesa. A medida que avanzaba el  amanecer, la brillante estrella fue apagada, por la luz del d√≠a.

G√©lida, con un manto de fina escarcha cubri√©ndolo todo, fue dej√°ndose ver la  naturaleza, t√≠mida pero sin pausa.

En el Pozo del Rey, los madrugadores Cormoranes ya estaban posicion√°ndose en los  robles m√°s altos y en las largas y curvadas ramas de los pinos,  que se asoman con confianza, a las aguas del r√≠o.  A la m√≠nima ocasi√≥n, unos cuarenta Cormoranes se  lanzaran  a pescar en el charco natural, m√°s profundo, amplio  y probablemente con m√°s pesca del Ti√©tar.

Me acerque a las vegas del este, para ver mejor las choperas del  r√≠o y el posible dormidero principal de cormoranes que a esas horas ya estaba vac√≠o.  Este paisaje, es amplio, con la Sierra de Gredos y el Almanzor a la izquierda  y los cerros del Palacio de Rosarito y Miramontes a la derecha.  Mosaicos de  bosquetes, vegas, arroyos y gargantas que vierten al r√≠o, el cual, en su tramo medio todav√≠a  tiene el lecho de rollos gran√≠ticos, pocas arenas, cortados fluviales, c√°rcavas de areniscas que forman chimeneas y montes islas que se asoman a sus orillas.

Del r√≠o para all√°,  los bandos de cientos de  grullas llegaban desde el dormidero del Rosarito, con su algarab√≠a y trompeteos,  salpicando las vegas  y dehesas, de verdaderos cantos a la vida. Bandos de miles de palomas torcaces se mov√≠an de un lugar para otro, con el eco de los tractores,  en sus labores invernales. Todo ello con el roci√≥ en los pies, el ambiente tenuemente cargado con  olor a jara, romero, tomillo, pinos, tierra de vega, labr√°ndose bajo los chasquidos  met√°licos de los aperos.  Sensaciones que rememoran, ecos  de otros bonitos  inviernos.



molino de piedra manual



Tuve la suerte de toparme con un molino manual, que delataba la proximidad  de un  poblado y d√≥lmenes neol√≠ticos  que ya hab√≠a buscado en otras ocasiones, sin fortuna. Este hallazgo me hizo recordar al lucero del alba del reciente amanecer y pensar en  las gentes de la comarca, cuando anta√Īo en el  neol√≠tico y √©pocas posteriores,   posicionaban  todos los d√≥lmenes y enterramientos, mirando al alba.  Tambi√©n me acorde de las tumbas medievales jud√≠as de Valverde, que curiosamente tambi√©n est√°n en un alto y mirando al sol naciente, cosa que no ocurre con las cristianas. ¬ŅSer√°n  casualidades o tendr√° alguna explicaci√≥n?.

Posteriormente investigue hacia el oeste, situ√°ndome en un punto de observaci√≥n elevado, en el Cerro las Heves, para poder ver la mayor parte posible del Ti√©tar y los movimientos de aves  hacia el puente del Robledo.  A mis pies  la Riverrilla de Valverde, vegas de regad√≠o antiguamente puestas de tabaco y pimiento y actualmente desacopladas y llenas de pastizales y charcas de riego en desuso, conformando  un eco ton√≥ ideal para  Elanios azules, Mochuelos, C√°rabos, Cig√ľe√Īa blancas, Garzas reales, Garcetas grandes, Garcetas comunes etc, todo ello junto al Corredor Ecol√≥gico y de Biodiversidad de los Pinares del r√≠o Ti√©tar. Al otro lado del r√≠o, el pinar del Centenillo, en cuya dehesa de robles se levanto un bando de unas 1000 Palomas torcaces y en su vega, rastrojeaba un bando alborotador, de  grullas. Varias Garcetas grandes salieron del r√≠o para echarse en una peque√Īa charca, las Cig√ľe√Īas se animaban en sus nidos de los altos pinos.

Lo m√°s extraordinario fue una zorra  subiendo cerro arriba, le perd√≠  de vista y la busque con los prism√°ticos sin conseguir localizarla, cuando retir√© los prism√°ticos de mis ojos, le ten√≠a con la lengua fuera a mis pies, incr√©dula, vi√©ndome inm√≥vil, en medio de su camino. La zorrita al darse cuenta de la situaci√≥n, pego un respingo y corri√≥ al cerro de la derecha, se paro, me volvi√≥ a mirar y se largo tranquilamente ladrando de celo. Segu√≠ a lo m√≠o, y al momento vi a un zorro rastreando  a toda velocidad el paseo de la zorrita, enseguida tuve al zorro a mis pies y huyendo tras el rastro de la hembra.  As√≠ se repiti√≥ la situaci√≥n 2 veces m√°s, aunque no tan cerca, acabando los cuatro zorros en la espesura del cerro de la derecha, donde, la ladra del zorro en celo, contin√ļo, intensa, desvergonzada y atrevida, para ser pleno d√≠a.  El √ļltimo fue un quinto zorro, ladrando abajo en la vega, pero en vez de subir hacia m√≠, recorri√≥ a toda prisa un  camino, siguiendo el rastro de alguna zorrita, direcci√≥n a unos grandes zarzales. Ni una sola foto saqu√© de esta bonita experiencia, pues la c√°mara estaba en el coche y en ning√ļn momento pens√© que se repetir√≠a tantas veces  la an√©cdota de los zorros  tan cerca de m√≠.


nutria salpicando el agua



Decid√≠ ir r√≠o arriba, para probar suerte con las Cig√ľe√Īas negras invernantes, pues  a primeros de  diciembre vi dos adultos juntos y recientemente el 27 de diciembre vi otro volando por la misma zona. Tras mucho buscar, consegu√≠ dar con una Cig√ľe√Īa negra de segundo a√Īo (tenia tonos marrones) que pescaba junto a una Garceta grande, una Garza real, Una Cig√ľe√Īa blanca y unos 3 Cormoranes que al verme salieron huyendo. Uno de los cormoranes, regurgito entero, un gran barbo de unos 40 cm,  casi tan grande como √©l, para poder  arrancar a volar.


Ante tanto revuelo, sin enterarse de nada, apareci√≥ de pronto a pocos metros,  delante de m√≠, una gran Nutria, que se sumerg√≠a para luego salir a la superficie comi√©ndose los cangrejos que capturaba. Tan cerca estaba que pod√≠a o√≠r  crujir al  crust√°ceo, en la boca de la nutria. Esta vez s√≠ pude acercarme al coche para coger la c√°mara y hacer alguna foto.



nutria nadando, casi en blanco y negro



El invierno  desnuda la naturaleza, la despoja de hojas y coberturas, para  engalanarla de transparencias,  ense√Īando sus encantos,  e √≠ntimamente enamorarte m√°s, cada vez m√°s.


Última actualización el Martes, 05 de Febrero de 2013 19:00
 
TURISMO RURAL EN LA VERA, FIESTAS Y FESTEJOS EN FEBRERO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
Miércoles, 30 de Enero de 2013 22:47


Turismo Rural en la Vera.Celebra nuestras fiestas de Febrero con Nosotros.

san blas

 

 

San Blas, patr√≥n de  Valverde de la Vera, lo celebramos por todo lo alto, el domingo 3 de Febrero de 2013.
Es el patr√≥n de la localidad es un Santo oriental, nacido en Armenia. Tras su legendaria vida de m√©dico, pas√≥ a obispo, calando en el alma popular. Curaba a personas y animales, haci√©ndole Patr√≥n y protector de males de garganta, huracanes y tempestades. Muri√≥ m√°rtir en el a√Īo 316, colgado de un poste, lacerado con rastrillos y decapitado.
La noche antes, los cazadores a la puerta de la ermita, y con sus escopetas, disparan al aire siendo conocido popularmente como "La Cena de San Blas". Ya el día del patrón, los varios kilos de hilos pasarán por sus brazos protectores bendecidos. Los hilos de colores, denominadas Cuerdas de San Blas, son arrojados desde la ventana más antigua de la Iglesia. Todo aquél que crea en ésta tradición, llevará un hilo anudado al cuello hasta el siguiente San Blas.

 

 

 

calabazas del peropalo

 

 

El Peropalo en Villanueva de la Vera en Carnaval que este a√Īo comienza el 8 de Febrero del 2013.  Este es el enlace para ver videos etc. http://www.peropalo.es/

El Peropalo es símbolo de la libertad, de la alegría vital y de las fuerzas genésicas de la naturaleza, un festejo de gran belleza cromática y musical, ejemplo permanente de la identidad de un pueblo y, también, una muestra de la frágil condición humana.

¬∑         9, 10, 11 y 12 de Febrero de 2013.

                                         Domingo  3 de febrero, d√≠a de la Cabeza del Peropalo.

 

 

cartel ruta carlos v, 2013

 

 

Ruta de Carlos V - De Jarandilla a Cuacos (2-3 Febrero 2013)

El primer fin de semana de febrero cada a√Īo, se celebra la popular, tradicional y senderista Ruta de Carlos V, desde Jarandilla de la Vera a Cuacos de Yuste.

Lugar de partida: Parador de Turismo de Jarandilla de la Vera, antiguo Palacio de los Condes de Oropesa.
Lugar de llegada: Real Monasterio de Cuacos de Yuste.
Distancia: 10 km aproximadamente. Duración: 3 horas. Dificultad: baja.Tipo de recorrido: lineal

Programa de la ruta senderista

9:00h -  Chocolate y churros para todos en el Auditorio abierto de Jarandilla de la Vera.
10:00 -  Representaci√≥n teatral de la salida del Emperador a cargo de colectivo teatral de la Vera y vecinos/as, en el Parador de Jarandilla de la Vera y en los exteriores del mismo,
10:30 - Salida de Jarandilla a través de la Ruta del Emperador.
11:15 - Llegada a Aldeanuela de la Vera. Representación teatral.
11:45 - Dulces y salida desde aldeanuela de la Vera a través de la Ruta del Emperador.
12:30 - Llegada a Cuacos de Yuste a la Plaza Juan de Austria. Representaci√≥n teatral  y actos institucionales
13:15 - Subida desde Cuacos de Yuste hasta el Monasterio de Yuste.
13:45 - Llegada al Monasterio de Yuste, recibimiento del Padre Prior de la Orden Jerónima y Tedeum a cargo de los monjes.
14:30 - Migas en la Plaza de Espa√Īa de cuacos de Yuste para todos los senderistas.
16:00 - Actuaci√≥n en la Plaza de Espa√Īa de Cuacos de Yuste.

Durante todo el d√≠a habr√° mercadillo renacentista en la Plaza de Espa√Īa de Cuacos de Yuste.

Habr√° autobuses gratuitos (ida/vuelta) desde las 8:00 a las 19:00, aproximadamente, con el itinerario de Cuacos de Yuste, Aldeanueva de la Vera , Jarandilla de la Vera y viceversa.

La Ruta

Es un cómodo sendero para disfrutar de la naturaleza de la Vera, de las maravillosas vistas a la sierra. Oir gargantas como la Garganta Jaranda al comienzo del recorrido, ver plantaciones de pimiento y tabaco, higueras, olivos, cerezos, y jaras.

Aldeanueva de la Vera, ser√° el segundo pueblo en atravesar, pudiendose refrescar los senderistas en la afamada fuente de los Ocho Ca√Īos, y desde el puente el Tejar disfrutar de la garganta  los Guachos.

Cuacos de Yuste, serán casi el fin del itinerario, alli se puede disfrutar de su arquitectura típica rural, el pueblo está declarado Conjunto Histórico-Artístico. En la recta final, la subida al Monasterio de Yuste,se encuentra el Cementerio Alemán, en el que están enterrados jóvenes alemanes de la I y II Guerra Mundial.

En definitiva, la ruta es un recorrido encantador y  muy f√°cilmente disfrutable, gracias a la espectacular naturaleza y a la amabilidad de sus gentes, ideal  para compartir en compa√Ī√≠a de familia o amigos.


Historia

La actual ruta de Carlos V conmemora el viaje que realiz√≥ el emperador el d√≠a 3 de febrero de 1557, para llegar a su √ļltima morada, el Real Monasterio de Yuste, donde pas√≥ los d√≠as hasta su muerte el 21 de septiembre de 1558.

Recorri√≥ esta ultima ruta acompa√Īado por su amigo el Conde de Oropesa, que tan gentilmente le hab√≠a hospedado en su casa, su mayordomo D. Luis M√©ndez de Quijada y su secretario D. Mart√≠n de Gaztelu, ambos permanecieron con √©l hasta el final de sus d√≠as, el 21 de septiembre de 1558; junto con cincuenta servidores m√°s entre cocinero, cervecero, barbero, relojero, panadero, etc. Que seleccion√≥ para su atenci√≥n personal.

El Emperador llegó a Jarandilla el 12 de noviembre de 1556 atravesando la Sierra de Tormentos y permaneció en el Palacio de los Condes de Oropesa, actual Parador de Jarandilla de la Vera, durante los tres meses que tardaron en finalizar las obras del Palacio de Yuste, edificación adosada a la Iglesia del Monasterio y orientada al sur, siguiendo los planos enviados por el mismo Emperador con el fin de que se asemejara lo máximo posible a su casa natal en Gante.

 

 

Última actualización el Martes, 19 de Febrero de 2013 12:13
 
Invierno, naturaleza vestida de blanco y transparencias. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
S√°bado, 26 de Enero de 2013 12:10


macho montes con cumbres nevadas



Meses tranquilos para pasear, jugar con los pies removiendo la hojarasca caída en los caminos, para subir a  la sierra y disfrutar de la nieve. Los zorzales, currucas, mosquiteros etc llenan los huertos y olivares en busca de frutos que llevarse al pico, mientras  los naranjos y limoneros son los que con sus frutos aportan el colorido.

Helechos rojizos y verdes esmeraldas de musgo mu√Īido, tapizan los bosques, rocas¬† y¬† caminos de siglos.

Buen momento para realizar alguna de las numerosas rutas serranas, llenando los pulmones de aire fresco y limpio.

Podremos ver a los machos de Cabra montes, cerca del Guijo de Santa B√°rbara, cuando las nevadas les empujen a los prados cercanos a este pueblo de alta monta√Īa.

En Gredos y las cercanas sierras de Monfrag√ľe y Villuercas, las √Āguilas imperiales, √Āguilas reales, los Buitres y las Nutrias se dejan ver f√°cilmente pues andan ensimismados, prodigando sus amor√≠os.



cerdo iberico y grullas entre encianas




Miles de Grullas, dan el espect√°culo a los pies de la Vera, en el ri√≥ Ti√©tar,¬† pantanos aleda√Īos y majestuosas dehesas, de encinas centenarias, cargadas de cerdos ib√©ricos, caballos, vacas, ovejas, cabras y cientos de especies silvestres. Las Grullas estar√°n aqu√≠, junto con otras mucha aves viajeras e invernantes,¬† hasta finales de Febrero.

 


grullas en vuelo


       Un mar de encinas centenarias a los pies de La Vera, atesoran vida salvaje a raudales, extensa naturaleza que nos habla de otros

¬†¬†¬†¬†¬† tiempos, del tiempo de los sue√Īos, en que los hombres y la naturaleza, vivian de la mano.


garza ral






El invierno verato, ofrece multitud de posibilidades para la fotografía de paisaje, de composición, fiestas populares etc.


cumbres de gredos nevadas



Suele haber nevadas que cubren la Sierra de un blanco manto hasta muy baja altura. La nieve se funde en numerosos riachuelos que pronto se transforman en rumor de  gargantas que caen al vacío en cascadas desbordadas, moviendo las luces que se mezclan con la neblina formada por las gotas bravías al romperse contra las laderas boscosas en las que no hay mas que paisaje, donde vaga el alma de la sierra.

Por otra parte, la luz de los amaneceres, suele ser especialmente sublime, envolviendo a la sierra y los grandes espacios abiertos de las dehesas que se extienden a sus pies.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

P√°gina 4 de 10