EXPERIENCIAS VIVIDAS EN NUESTRAS CASAS RURALES
FELICIDAD, OTO√ĎO EN LA VERA. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
Martes, 25 de Septiembre de 2012 21:41

alardosfelicidad

La referencia a la felicidad y al oto√Īo, viene a prop√≥sito,  porque la otra tarde, reci√©n llegado el oto√Īo, he enfilado hacia un lugar en la Sierra, donde nunca hab√≠a estado. He subido, con la ansiedad de un ni√Īo que va a recibir un regalo, esperando encontrar gratas sorpresas‚Ķ‚Ķ

Aclaro que el campo, su naturaleza, a muchas personas, nos da la vida, nos da la felicidad y en este asunto La Vera es un filón.

Esta palabra genera m√°s preguntas que respuestas, por supuesto que es debido a que en esta sociedad occidental todo el mundo busca la felicidad.

Los  numerosos estudiosos de c√≥mo conseguir la felicidad, al fin y al cabo, convienen solamente  y en definitiva, en dos principios;

Uno sería el intelectual y el otro el monetario.

En lo referente al primer principio, alg√ļn autor conocido, expresa que; ‚ÄúPara ser feliz en este pa√≠s, hay que hacerse el imb√©cil o realmente serlo‚ÄĚ.

En cuanto al segundo principio, est√° la conocida frase de; ‚ÄúNo es m√°s rico quien m√°s tiene, sino el que menos necesita‚ÄĚ. Sin duda, es muy realista decir que ahora mismo  la mayor√≠a de la gente se tiene que conformar con lo que tienen porque no tienen m√°s remedio y  entre los  ricos, seguramente los habr√° que no est√©n conformes con lo que tienen y lo quieran todo, esto es imposible y por lo tanto perturbador para ellos. Es lo que se conoce como codicia, un pecado capital relacionado con muchos otros pecados. Los budistas consideran a la codicia como una errada conexi√≥n material con la felicidad.

Otros estudiosos afirman que la felicidad es la conjugaci√≥n de tres factores; √Čxito, placer y amor.

Distintas frases sobre la felicidad son estas otras, tan interesantes; ‚ÄúLa felicidad es querer ser lo que uno es‚ÄĚ, o  ‚ÄúLa felicidad es tener la fuerza de hacer lo que te pide el coraz√≥n‚ÄĚ.

En cualquier caso la felicidad debe de tener mucho que ver con la libertad, con la capacidad de decidir libremente. La felicidad incomparablemente depende de no tener miedo, con no tener incertidumbres. Es decir, que la falta de seguridad crea infelicidad y desasosiego.

Vengo observando √ļltimamente, que la felicidad la pueden producir las cosas m√°s simples y que tambi√©n se contagia f√°cilmente, al igual que un bostezo, una sonrisa o el tarareo de una canci√≥n.

 

cierva y cria

 

Han llegado de la mano el  oto√Īo y las lluvias. Ha llegado la segunda primavera.

‚Ķ‚ĶContinuando con la subida a la Sierra, en una curva, un ciclista casi me traga, consiguiendo esquivarme, pero el que ven√≠a detr√°s ha chocado bruscamente con el  primero. Han ca√≠do los dos al suelo, pero ambos se han levantado, con una sonrisa de oreja a oreja. Se notaba que ven√≠an felices de la Sierra. Me han contagiado y  transmitido ese estado de √°nimo. Como lo malo, lo bueno igualmente se pega.

 

He continuado una larga traves√≠a, al lado de una hermosa garganta y cruzando un tupido bosque de robles y casta√Īos, con manantiales de agua por doquier a pesar de la larga sequia de este a√Īo, algunas ciervas con sus cr√≠as se me han cruzado.

He llegado a una zona de antiguos chozos casi intactos, en una zona de enormes y viejos robles entre peque√Īas praderas. No he tenido otro remedio que quedarme en ese lugar hechizado, asomarme a los abismos de la hermosa y profunda garganta que andaba buscando. Absorto por esos despe√Īaderos, cortados rocosos, y una vegetaci√≥n excelsa que viste los recodos y recu√©ncanos por donde discurren las cristalinas aguas de un paraje que parece insondable.

El tiempo se me ha pasado muy deprisa, asom√°ndome a los precipicios entre la espesa maleza de brezos, por las veredas de los jabal√≠es, viendo los grandiosos robles, disfrutando de la berrea, el vuelo fugaz del √Āguila real, los buitres entrando a dormir en sus cercanas buitreras y la noche me ha cogido entre un peque√Īo reba√Īos de hembras de Cabra montes.

 

cabrafelicidad1

 

cabrafelicidad2

Berreaba el ciervo, a los contrincantes que bramaban entre los pliegues y barrancos de la Sierra. Me lo he encontr√© de sopet√≥n, tras un repecho, sin buscarle, pues andaba yo ensimismado fotografiando los √ļltimos rayos anaranjados del sol, reflejados en una nube lejana. Era un macho grande y joven con una buena cuerna de 12 puntas, no muy gruesa, pero si  uniforme y equilibrada, casi perfecta. Se me ha quedado mirando cara a cara, desafi√°ndome a pocos metros y por un instante cre√≠ seriamente que me atacaba. Me he quedado inm√≥vil he recordado los ataques mortales de venados y pensado en la opci√≥n de correr hacia alg√ļn lado, pero un repentino bufido de alarma de la matriarca, la cierva m√°s vieja, la que manda, ha hecho huir hacia el monte al ciervo y la manada de hembras.

 

nubefelicidad

 

 

Última actualización el Miércoles, 17 de Octubre de 2012 11:40
 
ULTIMO BA√ĎO DEL VERANO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
Domingo, 23 de Septiembre de 2012 12:54

puente cuartos septiembre

                       Ultimo ba√Īo del verano, aprobechado para tomar el sol y broncearse. Las gargantas de la Vera ofrecen a los viajeros parajes 

                       deliciosos, como este del Puente Romano de la Garganta de Cuartos a 8 Km de nuestros Apartamentos Rurales Los Vergeles,

                       donde un buen ba√Īo se puede disfrutar hasta el √ļltimo dia del verano. puente cuartos

 

Última actualización el Miércoles, 17 de Octubre de 2012 11:41
 
PRIMERAS NUBES DE SEPTIEMBRE PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 1
MaloBueno 
Miércoles, 19 de Septiembre de 2012 10:13

hermanitos y nubesLlegan a su cita ineludible de la Virgen de Chilla y a los Cristos de Madrigal, traen esperanzas y lo cambian todo, hasta el olor del campo se hace mas oto√Īal. Se mueven entre los pliegues de la monta√Īa, entre las torres silvestres de Gredos, que distribuyen las nubes girando lentamente.

Todo es distinto ya, desfilan las nubes y profecias, todo tiene que llegar. Criaturas girando al compas del tiempo, olas tibias de cielo que abaten el vuelo de las rapaces serranas.

Nubes que todo lo ven, que voltean secretos, que se lleva el viento.

murcielago









Nubes que son canto sin final y sin comienzo, esperanza  del ciclo de la vida. 

Tambores de amor que traen el bramido de los ciervos, pues comienza la berrea de 
los ciervos y la ronca de los gamos.

nubes lilas

Última actualización el Lunes, 24 de Septiembre de 2012 07:56
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

P√°gina 8 de 10